Reflexiones Complicadas a Problemas Simples

jueves, 29 de noviembre de 2012

El hombre

(el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra)

Cuenta la leyenda que un día, después de mucho tiempo, el DOC se volvió a enamorar.
Se conocieron casi de casualidad, en una fiesta cualquiera, de esas miles que ocurren a diario en la city porteña. Se conocieron y se gustaron al toque, casi como un flechazo que tenia destino de durar.

Esa noche él la llevo hasta su casa, como cualquier caballero haría  se besaron no muy tímidamente y con promesas de un pronto nuevo encuentro.
Ya al otro día empezaron a frecuentarse, a conocerse, a quererse. Cada uno venia con sus miedos, con sus mochilas cargadas de relaciones truncas, con sus historias, con sus deseos.

Los dos se entregaron. dejaron los prejuicios de lado, se pelearon, se extrañaron, volvieron.
Volvieron, pero volvieron temerosos de que aquello que había pasado por algo casi insignificante, esa pelea que los alejo y los hizo llorar a cada uno por su lado, se vuelva a repetir en otras circunstancias, pasa ser esta vez definitiva....
Pasaron los días de aquel regreso con gloria de la feliz pareja, los días se hicieron semanas, las semanas se hicieron meses, y nada parecía hacer tambalear el solido andamiaje que habían logrado construir a pesar de todo.
Pero como toda historia de amor en este blog, no tiene un final feliz para el protagonista de este lado de la pantalla, algo tenia que ocurrir. Fantasmas del pasado vinieron para tirar de raíz todo aquello que se había construido.

Y hete aquí la real paradoja de la historia, no fue esa amenaza del pasado la que termino por dejar morir el amor que había nacido, sino que fue el mismo DOC el que tiro todo a la mierda, gracias a sus inseguridades, a sus miedos, se encargo de hacer acrecer las dudas y los miedos en la persona que tenia al lado.

Entonces cuando atino a reaccionar, cuando quiso hacer algo para luchar por el amor que se le estaba perdiendo, se dio cuenta que ya era tarde, tarde para reconstruir lo que el mismo había demolido.

Iluso el DOC que pensaba que por saber algo del AMOR, iba a poder manejarlo a su antojo.
Iluso el DOC que carga en la mochila una pesada herencia de 5 años de dar todo para quedar vacío.
Iluso el DOC que dejo ir no solo a una mujer que lo amo, sino que ademas el la sintió amada.
Iluso el DOC que tropieza dos veces con la misma piedra.

Iluso el DOC por pensar que nunca mas se enamoraría.

3 comentarios:

Piantada dijo...

... Iluso, la paradoja del iluso es que suceden las cosas...


Lo extrañaba, aunque nose si es grato leerlo triste.



saludos

Sil vy dijo...

En este momento pienso que nunca mas me voy a enamorar... ojala fuera una ilusa mas.

Anónimo dijo...

Muy bueno DOC. Es grato volver a leerlo, aunque la historia no sea tan linda.
El "jamás me volveré a enamorar" es una frase trillada, reservada a los primeros quince minutos de las películas hollywoodenses (películas donde el protagonista vuelve a encontrar el amor y vive feliz, come perdíz, etc). Lejos de toda teoría científica, pienso que los hombres y mujeres tienen la necesidad vital de enamorarse y sentirse amados. Al igual que comer y reproducirse, amar es indispensable para la vida.
Ocurre que, más allá de la buena predisposición, hay ocasiones en las cuales pareciera que los planetas se alinearon en post de arruinar toda historia amorosa que iniciemos. No hay mucho que decir al respecto... sencillamente, no se da. Siempre he pensado que, aunque suene a excusa conformista, "si no fue, por algo será".
El amor es simple, los sentimientos son simples. No obstante, pareciera que las personas se esforzaran por complicar las cosas.

Finalmente, debo decirle que las relaciones fallidas no son pérdida de tiempo y, definitivamente, no lo dejan VACIO. Si algo he aprendido de "aquello que no fue" es lo que quiero y lo que no quiero para mi vida. Ese ensayo de prueba y error es el mejor entrenamiento para dar con la persona correcta. Lo bueno se hace esperar.
Beso grande